martes, 15 de abril de 2014

CROQUETAS DE QUINOA Y ARROZ DE COLIFLOR

Hola, hola, ya se que no me debo de quejar, pero llevo ya  6 semanas tosiendo, entre una bronquitis que cogí al final de febrero y la alergia, me han abandonado las fuerzas, me asfixio, no se que hacer ya, alguien tiene estos males ? Entonces lo comprendera, me siento como una fregona muy, muy usada, jijijiji.

Bueno, fin de quejas, también hemos tenido un dia muy especial, el 12/04/2014 nuestro 30 aniversario de boda, y que paso, que nadie se acordó.
Ibamos al cine, a ver Los ocho apellidos vascos, que por cierto me gusto, y que bien que el cine Español triunfa. El cine se encuentra en un centro comercial cerca del Estadio de futbol, Los Carmenes, y menudos atascos, el Granada contra El Barca cas nada. Así que fantástico Iphone, (como se nota que no me gusta el futbol) busco la cartelera en otros cines, y pudimos dar la vuelta e ir a otro cine antes de meternos de lleno en el follón, bueno, y gano El Granada.
Viendo la cartelera, la fecha me hace como un guiño, y como el que no quiere la cosa, me quito la alianza para confirmar mi duda, y SI , hace 30 años estuvimos de boda,..............y era la nuestra.  Esto de las fechas, reconozco que no es lo mio, y de mi marido menos.

Pero despues del cine nos sentamos en nuestra cocina, sacamos unas fotos del año 1984 y con una botella de bubbly, pasamos la noche recordando viejos tiempos.
El mejor despiste en mucho tiempo.

Ahora paso a compartir uno de mis inventos, sabéis que la quinoa me encanta, y la preparo de mil maneras, y el arroz de coliflor es simplemente la coliflor  padasa por un rallador, luego parece granos de arroz, y esta buenisima, tanto crudo, como cocido, como frito, os cuento.

Lista de compras:

1 taza de quinoa
2 tazas de arroz de coliflor
1 pimiento rojo
1 pimiento amarillo
1 cebolla
1/2 taza de arándanos secos
2 cucharas soperas de pipas de girasol
8 cucharas soperas de harina de garbanzos
2 cucharas soperas de agua fría
1 cucharilla de sal rosa de Himalaya
1 cucharilla de cúrcuma rallado
1 cucharilla de jengibre rallado
1 cucharilla de comino
1 cucharilla de lemongrass
1/2 cucharilla de bicarbonato
Aove para freír

Opcional 1 guindilla machacada






Empieza por enjuagar bien la quinoa, pon 2 tazas de agua y un poco de sal, y deja que hierva a fuego bajito 12 min, aparta de fuego y deja reposar 8-10 min, luego escurrir bien, y "ahuecar" con un tenedor.
El arroz de coliflor a mi me gusta añadirlo crudo, pero si hierves agua con un poco de sal, y añades el arroz de coliflor, déjalo hervir un par de minutos, y su sabor se suaviza, no olvides escurrir bien.
Se corta la cebolleta y los pimientos en cuadraditos muy pequeños, y se pican los arándanos, se reserva.
En una sartén seca a fuego medio se tuestan las pipas de girasol, como la quinoa solo la encuentro en Herbolarios, voy a menudo, y aprovecho para comprar todos los frutos secos bio que tiene mi amiga Susana, de allí también es la sal rosa del Himalaya. Las pipas no se pueden quemar, en unos 5 min. están listos.
Ahora en un bol grande mezclamos todos los ingredientes, la quinoa, arroz de coliflor, cebolleta y pimientos picados, arándanos y pipas de girasol, en otro mezclamos la harina de garbanzos con el comino, y cúrcuma y jengibre rallado, ( si no lo tenes fresco usalo en polvo) el bicarbonato, el lemongrass ( en Lidel lo suelen tener) y la sal, ve incorporando esta mezcla a la mezcla de quinoa poco a poco y veras como todo se va "pegando", y por ultimo 2 cucharas soperas de agua fría.


Mezcla todo bien, y déjalo reposar unos 10 min.
La harina de garbanzo y el agua hace la misma función que un huevo. Si no encuentras la harina, tu misma la puedes hacer en la Termomix, empieza en nivel 5 y sube hasta nivel 10 unos 30-40 segundos, cuidado que hace un ruido infernal. No dejes los niños ni los canes cerca.


Se calienta el AOVE, y con la mano se forman las croquetas, apretando bastante, y directo al aceite caliente, mejor ir haciendo pocos a la vez.  Unos 4 min. Y se da la vuelta con cuidado, aquí prefiero usar utensilios de madera o plástico, y una vez fritas, se pasa a un plato con papel de cocina hasta que  hayan escurrido todo el aceite sobrante.

En casa nos gusta comerlos templados, y fríos están muy buenos también, y sino les puedes dar un golpe de micro.
Acompañados por una ensalada hace un almuerzo estupendo.
Una tapa distinta.
Lunes sin carne.
Espero que os guste, y que disfruteis de la famila, de los amigos,y de las tradiciones de esta Semana Santa.

Love
Hilde